Como hablar con los niños de temas delicados

articulo comunicarse con hijos

Cuando de criar a nuestros hijos se trata, existen circunstancias en las que pueden llegar a surgir ciertos temas controversiales o complicados de hablar: el sexo, la muerte de las personas o de las mascotas, enfermedades terminales, problemas financieros, entre otros.
Para tocar estos asuntos delicados, puede ser bueno tener en cuenta algunas recomendaciones que nos ayudarán a tomar el rumbo correcto y tratar de que la conversación sea lo menos incomoda y lo más fructífera posible.

Recomendaciones para tocar temas complicados con los niños

Cuando dentro de una familia no se conversa y no se tocan ciertos temas de interés del niño por pudor o por tratarse de puntos complicados de hablar, suele suceder que los pequeños se dedican a buscar información por su propia cuenta, y esto puede llegar a ser confuso y hasta peligroso para ellos.
La comunicación y las mentes abiertas de los padres son un pilar básico para una crianza saludable, y si no sabes cómo encarar ciertos tópicos de interés dentro de tu familia, te recomendamos echar un vistazo a lo que sigue a continuación.

La importancia de una buena comunicación

Por muy difícil o incomodo que nos resulte hablar de ciertos temas con nuestros hijos, la comunicación fluida es un pilar imprescindible para toda crianza saludable: es por eso que si debes afrontar una conversación complicada con los niños en casa, puede que los siguientes consejos y recomendaciones te resulten útiles para pasar este momento y salir airoso.
Tener en cuenta la edad. Antes de tocar temas delicados o de adentrarnos en el arduo proceso de dar malas noticias a un pequeño, debemos tener en cuenta la edad del niño: cuando son pequeños, requieren de mucha menos información y de datos más concretos, pero a medida que van creciendo comienzan a hacer preguntas y necesitarán de una mayor preparación de tu parte para poder procesar lo sucedido.
Tener paciencia. Como mencionamos en el punto anterior, a partir de los 5 años en adelante los niños comienzan a tener muchísima curiosidad y suelen hacer cuestionamientos y preguntas, por lo que deberás prepararte y llenarte de paciencia para responder toda interrogación del pequeño y así darle la información solicitada para que pueda comprender a su manera lo que estás expresándole.
Con soltura y sin tabúes. Nada peor para un niño que crecer creyendo que está mal hablar de ciertas cosas, no reprimas al pequeño y permítele hacer preguntas y sentir curiosidad, algo totalmente natural y saludable a su edad. Sobre todo cuando se trate de temas delicados, permítele incursionar en el tema y sacarse las dudas que tenga, es preferible que lo haga a través de ti y no que caiga en otras cosas como averiguar por su cuenta.
Fomentar un buen ambiente. Ninguna pregunta o cuestionamiento que tenga el pequeño, por más controversial o delicado que sea el tema, debe ser tema de burla o de vergüenza, mucho menos de reprimenda. En el hogar se debe fomentar un ambiente de comunicación, y es importante que además cualquier transferencia de ideas conscientes por parte de los padres se haga con responsabilidad y habiéndose puesto de acuerdo de antemano.

2016-01-05T14:11:56+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies