Educar de manera positiva a los niños

Cuando se trata de educar a los niños y de impartir la disciplina en la casa, existen una gran variedad de sistemas y cada familia va amoldándolos a sus preferencias y necesidades especificas: lo cierto es que hoy en día, entre las distintas tendencias que van surgiendo en el ámbito de la pedagogía y la crianza, la educación positiva ha ganado muchísimo terreno y cada vez son más los progenitores que se animan a darle una oportunidad a este método tan actual y saludable. En el artículo de hoy te contamos algunos de los puntos fuertes de la educación positiva en el hogar y esperamos que lo tengas en cuenta.

Educar de manera positiva a los niños

Educando a los hijos de manera positiva

Como mencionamos al comenzar el artículo del día de hoy cada vez son más las familias que se decantan por métodos disciplinarios flexibles y con tintes positivos pensando siempre en el bienestar superior del niño. Cuando educamos a los más pequeños utilizando afirmaciones negativas y términos como el “no” demasiado seguido, esto se transformará luego en algo que ellos mismos repetirán e irán transmitiendo a los demás de manera natural.

Ahora bien, lo que muchos de ustedes se preguntarán es cómo es posible comunicarnos de manera positiva con nuestros hijos en el día a día. Veamos algunos puntos importantes:

Utilizar la empatía.

La capacidad de poder ponerse en los zapatos del otro y poder comprender su situación es una aptitud que debemos cultivar en nuestros hijos desde muy pequeños. Gracias a la empatía la educación positiva se vuelve mucho más sencilla y lograr la obediencia a través de la simple comunicación será pan comido.

Dar siempre el ejemplo.

Como padres podemos decirle un montón de cosas al niño, pero si luego ve que sus mayores y sus referentes hacen absolutamente lo contrario a lo que predican probablemente esto no genere un impacto demasiado positivo en su educación. Es por eso que a la hora de criar a nuestros hijos es fundamental siempre dar nosotros primeros el ejemplo, demostrando cómo nos gustaría que se comportaran en la vida.

No desprecies a tu hijo.

Si necesitamos disciplinar al pequeño por un comportamiento determinado, la comunicación siempre tiene que estar enfocada en la crítica hacia la acción en sí y nunca contra el pequeño. De ninguna manera se debe menospreciar su personalidad o su actitud, ya que esto puede provocar enormes problemas en la autoestima y no resulta una manera saludable de confrontar las situaciones cotidianas.

2018-03-01T10:22:41+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies